Tratamiento de Toxina Botulínica

Consiste en la aplicación de una pequeña cantidad de toxina botulínica diluida en suero fisiológico, mediante una aguja microscópica, que reducirá la fuerza de contracción muscular en la zona donde se aplique. Solemos usarlo para mejorar las arrugas de expresión del tercio superior del rostro. Este tratamiento, aplicado correctamente corrige el exceso de arrugas, de manera sutil y mejora el aspecto de la piel en la zona donde se infiltra, que debe mantener un aspecto natural aunque mejorado. La durabilidad del resultado es de 3 a 6 meses, aunque después de realizar varias sesiones suele ser mayor. No es doloroso, se tolerara perfectamente, pero puede aplicarse una crema anestésica previamente. Los resultados se empiezan a notar a partir del tercer día.

Tratamiento de Toxina Botulínica