PRP o Plasma Rico en Plaquetas

Consiste en extraer al paciente una muestra de sangre, llenando un pequeño tubo, que se coloca en una centrifugadora especifica para separar el plasma del resto de células sanguíneas. En este plasma centrifugado existe una porción con gran concentración plaquetas, y en ellas están los factores regenerativos, que de forma selectiva extraemos para seguidamente aplicar en la zona deseada.

Se infiltra en forma de mesoterapia, con una aguja muy fina, para dar luminosidad, rejuvenecer, mejorar el tejido dañado con estrías, cicatrices, marcas de acné, quemaduras o en determinadas zonas de alopecia.

Es una de las técnicas mas novedosas dentro de la medicina estética, aunque se utiliza también en el campo de la traumatología, rehabilitación o cirugía vascular y su uso se remonta a más de veinte años en el campo de la odontologia y la cirugía máxilofacial.

Al aplicarlo produce en la piel una respuesta de regeneración celular y de reparacion del daño tisular, aumenta el grosor de la piel y consigue una mejora de la firmeza y elasticidad de la misma.

Es un Tratamiento autólogo, por lo que no presenta riesgo de alergias o intolerancias, al trabajarse con la sangre y el plasma del propio paciente.

Se puede usar como tratamiento único con una frecuencia mensual los primeros tres meses y sesiones de mantenimiento cada 6-12 meses, aunque dependiendo de cada paciente el protocolo puede variar, e incluso puede combinarse con otros tratamientos a nivel facial o corporal, para mejorar y potenciar el resultado de ambos.

PRP o Plasma Rico en Plaquetas